La malaria: Sin ayuda no tiene cura

malaria

Desde EscolaVitae.com nos informan del peligro de la Malaria y nos aportan esta interesante información. La fiebre es muy alta. Una cascada de sudor envuelve la cabeza en resaca,  náuseas y mareo. Vómitos. El calor es tan profundo que hierve la sangre en pleno corazón del África subsahariana a la vez que escalofríos eléctricos congelan los músculos en un fuerte dolor.  Este cuadro clítico en la respuesta del mosquito Anopheles, el transmisor del parásito responsable de la malaria. La zona desértica denominada África+ (África subsahariana, Yemen y Arabia Saudí) es la cuna de este insecto que cada año se cobra la vida de 1 millón de personas en todo el mundo. El 25 de abril es el día mundial de  una enfermedad que amenaza a 108 países del mundo donde es endémica.

La población infantil menor de cinco años es la más vulnerable a esta enfermedad. La malaria acaba anualmente con 700 mil vidas de niños y niñas principalmente africanos, según datos de la ONG Save the Children. Como África es el continente que registra el 90% de las muertes por casos de paludismo en todo el mundo y el 85% de las muertes producidas por malaria corresponden a casos de menores de cinco años; la malaria causa el 20% de las muertes infantiles en África. Lo que se traduce en la muerte de un niño cada 30 segundos.

Las Naciones Unidas se comprometieron en el año 2000 a reducir en dos tercios la tasa de mortalidad infantil por malaria en menores de cinco años, fijando esta promesa como uno de losObjetivos del Milenio. A menos de un año para concluir el 2010, aun queda mucho por hacer contra la malaria. La cobertura universal que propuso la Secretaría General de las Naciones Unidas para controlar la malaria en los 108 países donde el paludismo es endémico termina su plazo el próximo 31 de diciembre y el avance conseguido en estos años anteriores no es revelador.

Entre 2004 y 2009 se han multipliado por 10 los fondos globales destinados a combatir la enfermedad. Estos 1400 millones de euros siguen lejos de los 4500 millones requeridos anualmentepor el Plan de Acción Global contra la Malaria para garantizar la cobertura universal capaz de controlar el paludismo. Además, la producción de mosquiteras tratadas con insectizidas en este periodo se quintuplicó (hasta 15 millones) aunque en el 2008 tan sólo el 31% de los hogares africanos poseía al menos una mosquitero tratada con insecticida, un dato notablemente superior al 17% registrado en 2006. Este avance contra la malaria sigue lejos de los objetivos marcados por las Naciones Unidas y unas 2400 millones de personas en el mundo viven hoy en zonas de peligro endémico.

Recordemos que una mosquitera tratada con insecticida para prevenir las picaduras de mosquitos cuesta unos 7 euros (3,5 adquirirla y 3,5 distribuirla), las sales de rehidratación oral para combatir la diarrea tan sólo 50 céntimos de euro y una vacuna contra el sarampión 15 céntimos de euro. Un precio ínfimo si consideramos que está en juego la vida de casi un millón de niños y niñas de todo el mundo. Además, gracias a la labor del médico madrileño Pedro L. Alonso y la clínica que dirige en Mozambique junto a su mujer Clara Menéndez,  los 17 años de investigación de la malaria están dando frutos médicos. El propio Pedro Alonso calcula que en el año 2011 la  nueva vacuna sirva para paliar una  parte los devastadores efectos de la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *