Realidad social de las escorts de lujo en Barcelona

escorts

Las personas que se dedican al mundo de los y las escorts de lujo como las agencias de escorts EscortsBCN o las famosas escorts Cristina’s Secrets saben que no es una profesión fácil. De puertas hacia afuera puede parecer un trabajo repleto de diversión, buena compañía, asistes a fiestas, eventos, te rodeas de gente importante… vives, en definitiva, el sueño que todos queremos vivir pero sólo durante un corto plazo de tiempo. Al acabar el evento, la cena o la fiesta vuelves sola a casa y te encuentras con ciertas dificultades que en otras profesiones no se dan.

Como todo en esta vida, a veces se destapa la otra cara de la moneda y, sin querer ser catastrofistas –puesto que tampoco hay razón para serlo–, a continuación hablaremos de lo bueno y lo malo de ser escort de lujo, de la realidad social y el día a día de estas profesionales en la ciudad de Barcelona.

Inconvenientes sociales de una escort

Al tratarse de un tabú, de una profesión mal vista socialmente, es complicado y raras veces se da el caso en el que la propia escort desvela a su entorno a qué se dedica. A menudo, lo esconde en secreto por miedo al qué dirán y al ser juzgada injustamente. Debido a este hecho, se ve abocada a la soledad, a tener sólo un reducido grupo de amigos al margen de la profesión y a mentirles a ellos y a su familia.

En definitiva, se tiende a crear una doble vida. El ajetreo mental de querer llevar dos identidades adelante hace que en el día a día se sufra estrés y ansiedad. Es común en el colectivo de escorts de lujo padecer problemas psicológicos de este tipo. Por eso, se dice que es una profesión “puente”, pasajera, que se ejerce durante cierto período de tiempo para acumular dinero de forma rápida y, como estamos viendo, relativamente fácil. Todo esto se agrava en el momento en el que la escort tiene hijos, ya que además sufre por ellos y porqué no les acosen en el colegio por culpa de la profesión de su madre.

Socialmente, por lo tanto, es una profesión invisibilizada, como en el caso de la prostitución. Desde las instituciones se evita hablar del tema y se oculta, pero eso no significa que no exista. Barcelona, a pesar de ser una ciudad mentalmente abierta sigue presentando muchos prejuicios hacia estas profesiones y, a menos que se viva una doble vida, las escorts no lo tienen fácil socialmente.

Inconvenientes laborales de las escorts

Ligado a esta invisibilización, aparecen los problemas laborales. Se trata de una profesión no reconocida legalmente y, por lo tanto, no cotiza en la seguridad social como tal. Evidentemente, existen formas para poder ejercer legalmente pero la realidad es que la mayoría de escorts o están dadas de altas como modelos en agencias o tienden a hacer trabajar en negro, lo cual crea bastante desprotección. Es una profesión que debería regularizarse y visibilizar.

Estos son algunos de los problemas arraigados a esta profesión. ¡Pero no nos quedemos con la parte negativa! Toda profesión tiene sus pros y sus contras, es cuestión que cada persona sepa sacar lo mejor de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *